Volver a la página principal El pensamiento de Winnicott

Donald Winnicott y la Sociedad Peruana de Psicoanálisis
por Saúl Peña K.

Aparte de haber existido un vínculo personal con Winnicott, tanto del Dr. Crisanto, del Dr. Hernández y del que habla durante nuestra formación en Londres, creo que su presencia teórica, clínica y técnica dentro de nuestra sociedad, tiene mucho que ver con este hecho, transmitido no sólo a través de nuestras comunicaciones verbales y conceptuales, sino de nuestra actitud. Para las personas formadas como analistas en el Perú tiene implicancias profundas de naturaleza filosófica, ideológica, ética y existencial, conservando similitudes y diferencias entre él y nosotros, y entre nosotros mismos. La trascendencia de este vínculo en toda su dimensión se incorpora a lo que llamo ideología inconsciente. No es casual que se produzcan simpatías, afinidades e identificaciones profundas que nos conducen a la cercanía.

Dentro de la identidad del pensamiento psicoanalítico peruano, Donald Winnicott ocupa uno de los lugares preferenciales y sin lugar a dudas su presencia es trascendente, desde los inicios, en nuestro país, lo mismo que en Latinoamérica. Justamente en noviembre, 13 y 14, de 1992 se realizó el Primer Encuentro Winnicottiano de Latinoamérica en la Asociación Psicoanalítica Argentina, en Buenos Aires. Raquel Zak de Goldstein quien concibió la idea, manifestó en esa ocasión que la intención era producir encuentros no estructurados donde el fenómeno de la búsqueda, preguntas y respuestas, pudiera mantenerse vivo en un espíritu indudablemente winnicottiano. Es muy importante, siempre, hacer historia porque es una forma de reconocimiento y de gratitud a quien inicia algo cuyos frutos vemos luego, dado que la memoria muchas veces es muy frágil y penosa e ingratamente, olvida.

La historia de estos encuentros tiene que ver con múltiples niveles de intercambio en los cuales, cada una de las personas que estuvieron ahí, tuvieron una participación activa y significativa. En ese momento, recordó Esther Romano que en el Congreso Latinoamericano de Psicoanálisis realizado en Argentina se produjo un encuentro entre ella, Max Hernández y el que habla y en el que intercambiamos ideas sobre el futuro del psicoanálisis en el nuevo siglo, sus consecuencias teóricas y el factor preventivo para el futuro. Nosotros, Max y yo, habíamos tenido una experiencia personal con Winnicott creándose un clima emocional favorable o facilitante. Luis Prego y Raquel Goldstein habían venido trabajando muchísimo en Winnicott. "La inquietud, dice Esther Romano, la dejaron los peruanos que se iban pero luego volvieron". Para ella, significó un salto epistemológico en su mente el conocimiento de Raquel Zak sobre Winnicott en un seminario que dio y en el cual Esther participó. Este Primer Encuentro posibilitó la respuesta a una dimensión de la patología del narcisismo y de la autoestima, con una dimensión existencial, óntica, espiritual, ética, de solidaridad y de compromiso en que la noción de verdad pasa por lo auténtico y por la unión con el ser. Todo esto conduciría a la posibilidad de la felicidad y del sufrimiento saludable. La soledad, la incompletud y el desamparo, aspectos existenciales del ser humano, mantienen una importancia relevante en la contribución del pensamiento winnicottiano.

Me voy a permitir mencionar algunos nombres de analistas que no sólo han participado en estos encuentros sino que constituyen colegas que evidencian un vínculo muy estrecho con Winnicott en sus quehaceres teóricos, clínicos y técnicos sin que esto quiera decir que hay muchos más que, estoy seguro, continuarán desarrollando las posibilidades del pensar y del sentir de este analista. Por Argentina, Raquel Zak, Marilú Pelento, Esther Romano, Sonia Abadi, Angel Rubinstein, Pablo Abadi de APA y Alfredo Panceira de APdeBA. Luis Prego y Myrta Casas de Pereda de Uruguay, Julio Mello Filho, José Ottoni Outeiral, Bruno Salesio, Luiz Machado, Roberto Graña, Telma Bernardez, Paulo Luiz Rosa Sousa de Brasil, Jaime Coloma y Juan Francisco Jordán de Chile, Guillermo Ballesteros y Guillermo Carvajal, flamente Presidente de FEPAL que nos honra con su presencia en esta oportunidad.

Han seguido otros encuentros igualmente importantes en Uruguay, en Gramado-Brasil, en Chile y en esta ocasión le ha tocado a la Sociedad Peruana de Psicoanálisis el alto honor de organizar el V Encuentro sobre el pensamiento de Winnicott que estoy seguro tendrá un ambiente facilitante que permitirá jugar creativamente con autenticidad y libertad.

Mención especial merece el maestro Luis Prego, cuya ausencia en este evento lamentamos profundamente, ya que es un estudioso serio, continuo y crítico del pensamiento winnicottiano, partidario como Winnicott de no formar un grupo proselitista y originador fundador de la Fundación Winnicott del Uruguay desde 1989, donde inicia una labor significativa de enseñanza e investigación. El me ha pedido el honroso encargo de trasmitirles todo el afecto de que es capaz.

Quiero permitirme en esta ocasión tan especial trasmitirles algunas reflexiones del "Relato del análisis de Margaret Little con Winnicott" y de esta manera rendirle mi homenaje y gratitud permanente.

Volver al índice de articulos sobre el pensamiento de D. Winnicott

Fort-Da - El portal del psicoanálisis con niñosPsicoMundo - La red psi en Internet