La técnica psicoanalítica del juego

Tomaremos los tres puntos que consideramos definitorios del método psicoanalítico, a fin de revisar las teorizaciones kleinianas en cada uno de ellos:

Asociación libre

Klein aplica las reglas de la interpretación onírica a los juegos , considerando las respuestas del niño, sea a través de dichos, dibujos, conducta general, como asociaciones. Dice al respecto:

El caso Rita, analizada por Klein en 1923, marca el inicio de las características centrales de la técnica de juego. Klein llega a la conclusión de que el juego es la descarga de fantasías masturbatorias, la represión de las mismas lleva a inhibiciones del juego. La teoría del simbolismo de Ferenczi es el apoyo para sostener que el juego tiene un valor equivalente a la asociación libre en el adulto, es el predominio del inconsciente en el niño lo que determina el modo de representación simbólica.

Esto lleva a una modificación de los recursos técnicos, determinando la técnica del juego.

Transferencia

La capacidad del niño de asociar libremente, junto a la de hacer transferencia, son los grandes puntos de desacuerdo entre Klein y Anna Freud en relación específicamente a la analizabilidad de los niños antes del período de latencia.
La teoría kleiniana referente al modo de constitución del yo y del objeto le permiten sostener la capacidad de transferencia del niño desde muy pequeño. Su concepción se relaciona con un punto fundamental de sus ideas psicoanalíticas: la noción de objeto interno. La introyección y la proyección operan desde el principio de la vida postnatal y sostienen la relación entre el objeto interno y el externo.

Mientras Anna Freud sostiene que el niño pequeño aún está en relación con sus padres "reales" por lo que no transfiere al analista sino que establece con él una relación igualmente "real", Klein sostiene que la actitud del niño ante sus padres no se halla determinada por la realidad de la actitud de éstos, sino por una imago interna, o sea que sus relaciones "reales" con sus objetos reales ya son en cierta forma relaciones de transferencia.
La afirmación acerca de la capacidad de transferencia del niño se sostiene en la hipótesis acerca del modo en que se constituyen las relaciones de objeto, según Klein: del mundo interno al mundo externo.

Desde una época muy temprana la ansiedad motivada por fuentes internas (instinto de muerte) lleva a buscar equivalencias guiadas por el principio del placer entre el cuerpo del niño y los objetos. Las primeras equivalencias se realizan bajo la forma de la ecuación simbólica. La introyección y la proyección operan desde el principio de la vida posnatal y sostienen la relación entre el objeto interno y el objeto externo.

Salvo en el Simposio, Klein no utiliza el término neurosis de transferencia sino situación de transferencia; considera situaciones totales transferidas del pasado al presente, tanto como de emociones, defensas y relaciones objetales.

Abstinencia

Melanie Klein sostiene muy clara y firmemente que el rol del analista es interpretar el material total del paciente, sin deslizarse hacia posiciones educadoras. El manejo de la transferencia negativa y el establecimiento de la situación analítica deben lograrse por medios analíticos, nunca por medios extra-analíticos que por la situación de transferencia serían vividos como seducción.
El análisis debe ser claramente diferenciable de la vida del hogar, por lo que no debe hacerse en la casa del niño, a diferencia del accionar de Hug-Hellmut. Ofrece al niño una habitación de juego y juguetes pequeños y sencillos. Estos son guardados en un cajón individual, el que es considerado parte de la relación privada con el analista. La expresión de la fantasía debe tender a mantenerse dentro del campo del juego, no permitiendo ataques directos y favoreciendo las múltiples expresiones indirectas y su interpretación.