El Superyó Temprano

La idea de un Superyó operando muy tempranamente en la mente infantil es uno de los primeros postulados de Melanie Klein.

Sus primeras observaciones corresponden al historial de Rita (LOS PRINCIPIOS DEL ANÁLISIS INFANTIL, 1926). En él atribuye la culpa observable en el análisis de niños de corta edad a la misma causa que en los adultos: tensión entre el yo y el Superyo. En esa primera etapa de su teorización sostiene que el origen del Superyó es la introyección de los padres edípicos pero que su inicio es anterior a la descripción de Freud.

En ese mismo año Jones escribe un artículo postulando la importancia de los factores innatos en la formación del Superyó y sostiene que la severidad del mismo deriva de los impulsos sádicos del niños (The origin and structure of the super-ego).

Un año antes Ferenczi había escrito sobre la "moral esfinteriana" en "Psicoanálisis de los hábitos sexuales".
En 1928 Klein afirma:

La conexión entre la formación del Superyó y las fases pregenitales del desarrollo es muy importante desde dos puntos de vista. Por un lado, el sentimiento de culpa se vincula con las fases oral y anal-sádicas que están predominando y, por otro lado, el Superyó empieza a existir mientras estas fases están en ascenso, lo que explica su sádica severidad.

En esa época Klein sostiene que las frustraciones orales (destete) desencadenan tanto las tendencias edípicas como la formación del Superyo, pero aún no afirma que el Superyó aparece desde los comienzos. Al avanzar en su teorización va ubicando cada vez más tempranamente este origen, que por lo tanto queda cargado de un carácter más intensamente oral.

En este período teórico en que aún sostiene la postulación de las fases libidinales de Abraham, supone coincidente el inicio de la formación del Superyó con la "fase de sadismo máximo" , correspondiente con la fase oral secundaria. Esta coincidencia explicaría la enorme severidad del Superyo.

En 1932 considera el Superyó arcaico, junto con el Complejo de Edipo temprano, surgiendo de frustraciones orales e iniciándose a los 6 meses. Dos años más tarde adelanta aún más la aparición de impulsos sádicos hacia el pecho y el interior de la madre, en la medida en que va abandonando el esquema de Abraham, hasta que en 1944-54 el concepto de "fase de sadismo máximo" desaparece . En esa misma época ("Desarrollos...") desliga definitivamente los comienzos del Superyó del Complejo de Edipo y ubica sus orígenes en la introyección de objetos parciales.

En 1948 afirma que el desarrollo del Superyó es previo e independiente de Edipo, se origina en la escisión y proyección del instinto de muerte y condiciona el desarrollo del Complejo de Edipo.
Ya en 1935 había opinado que los objetos incorporados tempranamente forman la base del Superyo.
La evolución del concepto de Superyó está íntimamente relacionado a la del concepto de posiciones. El Superyó tiene un doble origen, con aspectos buenos y malos. La introyección del primer objeto, el pecho materno, constituye el núcleo del Superyó en ambos sexos. En la relación con objetos parciales, a la internalización del pecho se suma la internalización del pene y ambos, en sus aspectos buenos y malos, se constituyen en los primeros objetos internos protectores y auxiliadores, por un lado, y atacantes y agresivos, por el otro. A esto se van sumando las internalizaciones de los padres como objetos totales y como figuras combinadas.

La evolución del yo y del Superyó sucede en forma paralela, formándose ambos a través de una larga serie de introyección, proyección y reintroyecciones, en una compleja relación dialéctica entre el mundo interno y el mundo externo. A lo largo de todo el proceso, se mantiene una estrecha relación entre el desarrollo del Yo, el Superyó y el Complejo de Edipo.
Este modo de conceptualizar el origen del Superyó implica que el carácter del mismo corresponde más a una función que puede ser asumida por diferentes objetos internos, correspondientes a distintos momentos introyectivos-proyectivos, que a una estructura definitiva.

Ya no es necesario recurrir al concepto de "fase de sadismo máximo" , pues la severidad extrema del Superyó precoz se explicaría por la relativa debilidad del Yo, el predominio de las fantasías agresivas y la intensa repercusión de las vivencias de frustración en el moldeo de las ansiedades. Dicha severidad ocasiona que el niño pequeño experimente intensas ansiedades , de características psicóticas, y las defensas estén orientadas hacia esas ansiedades. Esto lleva a una clínica centrada en la angustia provocada por las fantasías destructivas (transferencia negativa).

Klein sostiene que el Superyó tiene distintas características en el varón y en la mujer. Considera que, en la mujer , la ausencia de un órgano genital externo incrementa las ansiedades relativas al estado del interior de su cuerpo, además de reforzar la posición masculina. Esto conduce a que el mundo interno tenga mayor relevancia en la vida emocional de la niña. La naturaleza receptiva de su órgano genital y la necesidad de contrarrestar las intensas ansiedades provocadas por los objetos internos persecutorios (materno y paterno) lleva a una mayor intensidad de los procesos introyectivos, comparativamente con el varón.

Los aspectos sublimatorios activos corresponden a identificaciones con el Superyó masculino (paterno). La combinación de las identificaciones con el padre bueno, tanto en la posición femenina como en la masculina, otorga una cualidad particular al Superyó de la niña, estableciendo una intensa relación de dependencia y admiración hacia ese objeto interno.
La última fase en el pensamiento kleiniano acerca del Superyó corresponde a 1958, cuando atribuye la formación del mismo, además de a procesos introyectivos, a un clivaje dentro del yo por el cual una parte se enfrenta a otra parte.